Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compartir eLearn Article
X
Últimas Noticias

10 consejos para introducir variedades y texturas

Entre los seis a ocho meses ayuda a tu hijo a comer sano ofreciéndole ahora una amplia variedad de sabores y texturas.

 


A medida que tu bebé crece y se desarrolla, puede ir comiendo una variedad más amplia de alimentos. Introducir nuevas combinaciones de sabores en las comidas de tu bebé puede ser divertido y gratificante. Es posible que tu pequeño necesite hasta ocho intentos de un nuevo alimento, ofrecido durante varios días o semanas, para aceptarlo, así que no te desanimes fácilmente.

 


Al introducir nuevos alimentos, recuerda estar atenta a los signos de intolerancia y alergia. Aunque la leche materna seguirá siendo su principal fuente de nutrición hasta su primer cumpleaños, su menú puede ampliarse ahora. Puedes comenzar a ofrecerle combinaciones de alimentos una vez que haya probado y dominado los alimentos de un solo ingrediente. Exponerlo a nuevos sabores y texturas ahora puede hacer que sea más probable que coma nuevos alimentos en el futuro, ¡así que sean creativos!

 

 


Por suerte existen las frutas y verduras


Las frutas y verduras son perfectas para tu bebé porque son ricas en nutrientes importantes, que incluyen:


• vitamina A: para una vista y un crecimiento celular saludables.

• vitamina C: un antioxidante que ayuda a mantener sanas las encías y puede ayudar a los bebés a absorber el hierro cuando se ingieren al mismo tiempo que alimentos ricos en hierro (no cárnicos), como cereales fortificados para bebés.

• potasio: un mineral que ayuda a que el sistema nervioso y los músculos de tu bebé funcionen bien.

• fibra: ayuda a prevenir el estreñimiento y puede ayudar a mantener en movimiento el sistema digestivo de tu bebé.

 

Aquí hay 10 consejos para introducir nuevas texturas y sabores de frutas y verduras, y otros alimentos, en la dieta de tu bebé:

 

  1. No te rindas fácilmente

Estudios han demostrado que los bebés pueden necesitar probar un alimento hasta ocho veces antes de aceptarlo. En una serie de estudios, se demostró que a los bebés de siete meses que les gustó una verdura que antes no les gustaba, al probarla varias veces, les siguió gustando esa verdura hasta los 15 meses, los tres años y hasta los seis años. Tu bebé puede hacer muecas (o miradas de sorpresa) cuando prueba un alimento nuevo, pero a menudo es solo porque es un alimento que no ha probado antes. No significa que no le guste. Incluso si escupe algo, no te desanimes, no significa que nunca comerá esa comida. Sé paciente y vuelve a ofrecércelo al día siguiente. Los alimentos que, al principio, parece que a tu bebé no le gustan, pueden convertirse en sus favoritos después de probarlos durante varios días o semanas. Incluso un poco de sabor (una cucharadita pequeña) puede ayudarlo a que le guste una nueva verdura. Estos sabores y texturas son nuevos y tu bebé necesita la oportunidad de aprender a aceptarlos y disfrutarlos.

 

  1. Sigue el enfoque 1 en 3

Ofrécele a tu bebé un alimento nuevo cada tres días para que puedas estar atenta a los signos de intolerancia o sensibilidad. Si sospechas de una reacción, no le des más de ese alimento en particular y háblalo con tu doctor. Ten en cuenta que una reacción alérgica es diferente a que tu bebé escupa la comida porque el sabor o la textura son nuevos, o porque está lleno (ver ¿Hambriento o lleno? Nueve caras de la alimentación).

 

  1. Haz las comidas sociales

Siéntate a la mesa con tu bebé mientras come. Sonríe, háblale y míralo a los ojos. Usa palabras simples y un tono optimista cuando le digas "aquí viene otra" y déjalo comer a su propio ritmo. Hacer de las comidas una experiencia positiva y establecer hábitos alimenticios saludables ahora puede durar toda la vida.

 

 

  1. Alimenta con frecuencia

Los bebés tienen estómagos diminutos en comparación con los adultos, así que reduce sus porciones. Eventualmente comerá tres comidas y dos o tres snacks por día.

 

5-. Prueba primero los favoritos tradicionales

Una vez que tu bebé esté comiendo una buena fuente de hierro, como cereales fortificados para bebés o puré de carne, no temas ofrecer frutas y verduras de sabores fuertes. Aunque la dulzura natural de las manzanas, los plátanos y las zanahorias las convierte en las primeras comidas favoritas de muchos bebés, intenta ofrecer una combinación de diferentes sabores. Los bebés aceptarán una amplia variedad de frutas y verduras, incluso aquellas que pensamos que son amargas; ahora es el momento perfecto para introducir estos sabores.

 

6-. Mezcla sabores

¿Primer intento de un nuevo sabor? Combínalo con un sabor familiar que le guste para ayudar a tu bebé a aprender a aceptarlo y disfrutarlo.

 

 


7-. Come un arcoíris

Las frutas y verduras de diferentes colores contienen diferentes nutrientes, así que trata de incluir una variedad de tonos en el plato de tu bebé durante las próximas semanas. Esto le dará a tu pequeño las vitaminas y minerales que necesita para crecer y desarrollarse de manera saludable. Las frutas y verduras también contienen fitonutrientes, compuestos químicos producidos por plantas que tienen beneficios para la salud que los científicos aún están descubriendo.

 

 

8-. No te olvides de los lácteos

Tu pequeño ahora puede tomar yogur, que proporciona calcio y nutrientes importantes para ayudar a desarrollar huesos fuertes mientras crece. Busca yogures naturales sin o bajos en azúcar que hayan sido especialmente diseñados para sus necesidades nutricionales.

 

 


9-. No uses azúcar

No es necesario agregar azúcar cuando preparas la comida para tu bebé ni para ofrecerle jugos endulzados. Algunos expertos líderes en nutrición y salud sugieren que el jugo de frutas no debe introducirse en el primer año debido a su alto contenido de azúcar natural. La fruta en puré o triturada tiene algo de fibra que el jugo no tiene, y es probable que tu bebé se la coma inmediatamente. Si optas por ofrecer jugo, dáselo en una taza en lugar de en una botella y limítalo a no más de 120 ml (4 oz) por día. Evita las bebidas a base de jugo u otras bebidas similares que contengan edulcorantes agregados. Siempre revisa la etiqueta.

 

10-. Beber de todo

Durante su primer año, la leche materna es la principal fuente de nutrición y líquidos de tu bebé. Ahora es un buen momento para que aprenda a disfrutar del agua. Intenta ofrecerle un poco (30-60 ml o 1-2 oz) en una taza con las comidas y snacks para ayudarlo a disfrutar del agua como un calmante de la sed que no está endulzado. Beber agua le ayudará mientras aprende a mover la comida alrededor de la boca y tragar, además de enseñarle a beber de una taza. Presentarle el agua ahora, puede ayudarlo a disfrutarla como su bebestible preferido en el futuro. Es importante tener en cuenta que la leche de vaca no debe administrarse como bebida hasta después del primer cumpleaños de tu bebé.

 

 

[subhead]

¿Lista para la textura?

Una vez que tu bebé se acostumbre a comer alimentos suaves y en puré, es posible que esté listo para algunos alimentos con una textura más espesa. “Los bebés desarrollan las habilidades motoras orales para manejar la textura entre los seis y los 12 meses de edad”, dice Sarah Smith-Simpson, PhD, científica principal y experta en alimentación de Nestlé Nutrition en Michigan, EE. UU. “Sus lenguas aprenden a mover alimentos sólidos alrededor de la boca para poder tragarlos. Practicarán mover la lengua de lado a lado cuando comen texturas más avanzadas con grumos. Estas habilidades se basan en la experiencia con la textura, en lugar de desarrollarse a cierta edad". Aquí hay algunas ideas para su introducción:

 


• Prueba puré de plátano o de palta en lugar de puré de papas

• Ofrécele huevos revueltos bien cocidos

• Agrega cuscús, arroz o pequeños trozos de pasta para suavizar los purés

• Prepara alimentos cocidos o blandos usando una batidora, machacador o tenedor hasta que tenga una textura gruesa y triturada

• Agrega avena a frutos rojos bien picados o yogur bajo en azúcar diseñado especialmente para bebés

 

Sources

Black MM, Aboud FE. Responsive feeding is imbedded in a theoretical framework of responsive parenting. J Nutr 2011; 141(3):490-4. 

 

Maier A, Chabanet C, Schaal B et al. Effects of repeated exposure on acceptance of initially disliked vegetables in 7-month old infants. Food Quality and Preference 2007; 18:1023-32. 

 

Maier-Noth A, Schaal B, Leathwood P et al. The lasting influences of early food-related variety experience: A longitudinal study of vegetable acceptance from 5 months to 6 years in two populations. PLoS One 2016; 11(3): e0151356. doi:10.1371/journal.pone.0151356.  

 

Nicklaus S, Demonteil L, Tournier C. Modifying the texture of foods for infants and children. In: Modifying Food Texture, Volume 2. Elsevier, 2015: 187-222. 

  

Nicklaus S. Complementary feeding strategies to facilitate acceptance of fruits and vegetables: A narrative review of the literature. Int J Environ Res Public Health 2016; 13(11): 1160; doi: 10.3390/ijerph13111160. 

 

Last revised: December, 2017

¿Encuentra útil este artículo?
  • Nada útil
  • Podría ser útil
  • Útil
  • Muy útil
  • ¡Me encantó!

Únete a nuestro club

Ser padres puede ser más sencillo con solo un clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

Buscar

Aun no encuentras
¿Qué es lo que estas buscando?

Prueba nuestro motor de preguntas inteligentes. Siempre tendremos algo para ti