Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compartir eLearn Article
X
Últimas Noticias

14 formas de criar a un niño pequeño con hábitos alimenticios saludables


Los hábitos alimenticios que tu niño está desarrollando ahora pueden permanecer con él a medida que crece. Se trata tanto de la forma en que le ofreces comida, y tamién de qué es lo que ofreces. Sigue nuestra guía para fomentar hábitos de alimentación saludables, con los consejos de Lisa Fries, PhD, experta en comportamiento alimentario y científica del Instituto Nestlé de Ciencias de la Salud en Suiza.

 

1. Considera cómo alimenta a tu hijo


Tómate un momento para pensar en las comidas con tu hijo. ¿Estás siguiendo los principios de alimentación receptiva creando un ambiente cálido y positivo para las comidas familiares; respetando la decisión de tu niño de comer y cuánto; y dando el ejemplo cuando se trata de opciones de alimentos variados y nutritivos? Si es así, ¡genial! Sin embargo, si reconoces que estás incurriendo en algunos de los comportamientos alimentarios menos deseables que se enumeran a continuación, ahora es el momento de recordar todos los beneficios de la alimentación receptiva. Recuerda, no se trata solo de qué y cuánto come tu hijo. La forma en que le ofreces la comida también es fundamental para sus hábitos.


• Alimentación "agresiva"

Presionas a tu hijo para que termine toda su comida incluso después de que te indica que está lleno. Quizás también esperas que se siente a la mesa durante más tiempo del apropiado para su edad.

• Alimentación "indulgente"

Le permites a tu hijo comer cualquier alimento en cualquier momento. Tienes pocas expectativas de que consuma una dieta sana y equilibrada.

• Alimentación "demasiado estricta"

Controlas demasiado lo que come tu niño. Quizás le des porciones pequeñas o le niegues la comida, incluso cuando le muestra signos de que todavía tiene hambre.

Lo que dice el Dr. Fries: “La alimentación receptiva es el camino a seguir. Además de reducir la posibilidad de comer en exceso, responder a las señales de hambre y saciedad de su niño está relacionado con una dieta y un peso corporal más saludables. La alimentación receptiva significa comidas agradables y atractivas, sin presionar demasiado a su niño ni alentarlo excesivamente. Los padres que siguen los principios de la alimentación receptiva también ofrecen a sus niños opciones de alimentos saludables en las comidas y snacks, establecen pautas y expectativas claras a la hora de las comidas y son buenos modelos al practicar y promover una alimentación saludable en el hogar ".


2. Ten cuidado de no presionar

Probablemente tengas una idea clara de cuánto quieres que coma tu niño. Quizás incluso lo presiones a terminarlo todo, incluso cuando te dice que está lleno. El hecho de que seas un adulto no significa que sepas mejor cuando se trata del apetito de tu pequeño. Deja que tu hijo decida cuánto comerá.

Lo que dice el Dr. Fries: “Obligar a su hijo a comer más alimentos de los que quiere puede tener una variedad de consecuencias. Si su hijo está lleno, esto puede enseñarle a ignorar sus señales de plenitud, lo que podría llevarlo a comer en exceso en el futuro. En otros casos, puede crear un ambiente estresante, lo que lleva a asociaciones negativas con los alimentos que desea que coma, lo que podría hacer que lo evite en el futuro. Los niños pueden comer más un día que otro, y eso está bien; lo compensarán en otra comida ".

 


3. Ofrece alimentos y bebidas ricos en nutrientes
El estómago de tu hijo es muy pequeño, por lo que es importante que los alimentos con alto contenido de sal y azúcar o bebidas azucaradas no ocupen un espacio en él. En su lugar, ofrece una variedad de alimentos ricos en nutrientes, junto con leche (leche materna, leche entera de vaca o leche de crecimiento) o agua con cada comida y snack. Se pueden hacer excepciones para ocasiones especiales como cumpleaños o celebraciones familiares, cuando se ofrecen en porciones para pequeñas. Practica la alimentación receptiva al no presionarlo para que coma estos alimentos, pero también trata de estar relajada si quiere probar. Tu niño pronto aprenderá que las golosinas son “alimentos para ocasiones especiales” y no forman parte de su dieta diaria. Lo que dice el Dr. Fries: “Las investigaciones en niños mayores muestran que cuando los padres restringen lo que sus hijos pueden comer (como decir que ciertos alimentos nunca están permitidos), hacen que ciertos alimentos sean más atractivos porque están" prohibidos "y puede ser más probable que se exceda en estos alimentos cuando tenga la oportunidad ".

 

 


4. Verifica el tamaño de las porciones

 

Sirve cantidades de comida apropiadas para su edad. Siempre puedes ofrecerle más si muestra signos de que todavía tiene hambre después de terminar su comida. Evita alentarlo a "limpiar su plato" y, en cambio, respeta sus señales de hambre y saciedad.

Lo que dice el Dr. Fries: "Existe evidencia de que proporcionar grandes porciones de alimentos apetitosos y ricos en energía, como macarrones con queso, aumenta la cantidad que come un niño".

 


5. Anímalo suavemente

 

Al presentar un nuevo alimento, algunas palabras de aliento pueden ayudar a convencer a tu niño de que lo pruebe.

Lo que dice el Dr. Fries: “En un estudio reciente, muy pocos niños estaban dispuestos a probar una nueva fruta o verdura sin ser animados. En lugar de trucos o sobornos, con una suave sugerencia de los padres de "probar los guisantes", es más probable que un niño pruebe la comida".

 

 

6. Sé un buen modelo a seguir

Con la mayor frecuencia posible, siéntense en familia para disfrutar de una comida juntos. Tu niño aprende de lo que ve que tú y otros miembros de la familia hacen, así que sé un buen modelo comiendo y disfrutando de alimentos saludables. Deja que te vea comiendo un nuevo alimento sin problemas y es probable que él también quiera probarlo. Lo que dice el Dr. Fries: “Lo que come un padre es un poderoso predictor de lo que come un niño. Un estudio reciente mostró que modelar la ingesta de un alimento era la técnica más exitosa para convencer a un niño de que comiera algo".

 


7. Desterrar el soborno

Por muy tentador que sea, no uses la comida como recompensa. Ofrecerle helado a tu pequeño si come sus verduras, por ejemplo, podría crear asociaciones negativas y desanimarlo a largo plazo. Lo que dice el Dr. Fries: "Trate de ofrecer todos los alimentos por igual en lugar de darle la idea de que algunos alimentos son menos apetitosos y otros más atractivos".

 

8-. Evita los "quisquillosos para comer"

A veces, es posible que te sientas preocupada de que tu hijo se esté volviendo quisquilloso con la comida y solo coma una variedad limitada de alimentos, después de rogarle desesperadamente que lo haga. Esto puede hacer que la hora de la comida sea estresante para ambos y tener el efecto contrario de lo que espera. Si solo le gustan algunos alimentos, coloca algunos de ellos en su plato junto con alimentos nuevos o previamente rechazados. Es posible que los niños tengan que probar un alimento nuevo varias veces antes de aprender a gustarle. Lo que dice el Dr. Fries: “Las investigaciones muestran que presionar a los niños pequeños para que coman cualquier tipo de alimento en realidad los hace más propensos a rechazarlo. Si los padres pueden mantener una actitud relajada hacia la comida, es más probable que los niños prueben los alimentos ".

 

 


9. El tiempo para masticar
Ofrécele a tu hijo comida en trozos pequeños y asegúrate de que haya masticado lo que tiene en la boca antes de ofrecerle más. Además, no apresures al niño a terminar su comida. Déjalo comer a su propio ritmo. Adoptar buenos hábitos ahora puede ayudar a evitar problemas futuros de comer en exceso. Lo que dice el Dr. Fries: “Los niños que comen más rápido tienden a consumir más calorías. Esto puede deberse a que ingieren bocados más grandes y mastican menos la comida. Las investigaciones muestran que estas tendencias hacia una alimentación más rápida pueden surgir en los niños en edad preescolar".

 

10. Evita el uso de alimentos para calmar
A esta edad, es posible que tu pequeño no tenga suficientes habilidades lingüísticas para comunicar sus sentimientos con palabras, por lo que puede frustrarse, comportarse mal o tener una rabieta. Puede ser tentador sacar la galleta de emergencia, su comida favorita o incluso un sanck saludable para tratar de evitar una escena. Sin embargo, esto puede tener consecuencias negativas a largo plazo. Lo que dice el Dr. Fries: “El uso de alimentos para calmar desde una edad temprana puede contribuir al desarrollo de la obesidad en los niños pequeños. Los niños pequeños pueden comenzar a conectar la comida con las emociones en lugar de sus propias señales de apetito, lo que los impulsa a comer cuando no tienen hambre".

 

11. Recuerda que no hay un niño pequeño "de tamaño perfecto"
No intentes presionar a tu hijo para que coma más ni retener la comida de un niño más grande en un esfuerzo por ayudarlo a perder peso. Es un error pensar que los bebés más grandes son bebés más sanos.

Lo que dice el Dr. Fries: “Los bebés nacen con instintos naturales para reconocer su propia hambre y saciedad. Respetar y responder a las señales de hambre y saciedad de su hijo conduce a un crecimiento y hábitos alimenticios más saludables ".

 

 

12. Aprende a "leer" a tu hijo
Evite poner demasiada comida en el plato de tu pequeño. Ofrécele una pequeña porción y presta atención a las señales que te indican si está lleno o si todavía tiene hambre. Siempre puedes ofrecerle otra pequeña porción si te demuestra que todavía tiene hambre. Lo que dice el Dr. Fries: “A los 18-24 meses de edad, los niños pequeños pueden usar una combinación de palabras (como 'quiero eso' o 'listo') y gestos (señalar, alcanzar o empujar la comida) para dejar sabes cuando tienen hambre y están llenos. Esté atento a estos gestos y expresiones, y escuche lo que dice cuando se trata de su apetito".

 


13. Deja tiempo para que tu niño practique masticar

A estas alturas, es probable que tu hijo haya pasado de los purés grumosos a los alimentos familiares picados. Aún tendrás que cortar la comida en trozos pequeños a medida que aprende a masticar. Lo que dice el Dr. Fries: “Desde el nacimiento hasta los cuatro años, la boca de los niños duplica su volumen. Sus músculos masticadores se vuelven más fuertes, lo que permite un control más preciso de la comida en la boca. Aprender a masticar con las texturas adecuadas tiene muchos efectos en su experiencia alimentaria general, desde la percepción del sabor, el olfato y la textura hasta la sensación de saciedad y la aceptación de una gama más amplia de alimentos ".

 


14. ¡Haz que las comidas sean divertidas!

Intenta involucrar a tu niño en la cocina; hay muchas tareas de cocina apropiadas para su edad en las que los pequeños pueden ayudar, como extender la masa, cortar el brócoli del tallo, lavar papas y verter los ingredientes en un tazón. Asegúrate de que tu hijo esté supervisado en la cocina en todo momento. Sin duda esperará con ansias las comidas familiares que ha ayudado a preparar.

 

Sources

 

Birch LL, Savage JS, Fisher JO. Right sizing prevention. Food portion size effects on children’s eating and weight. Appetite 2015; 88:11-16.

 

Black RE, Makrides M, Ong KK (eds): Complementary Feeding: Building the Foundations for a Healthy Life. 2017 Nestlé Nutr Inst Workshop Ser, vol 87, pp 153–165, (DOI: 10.1159/000448965)

 

Blissett J, Fogel A. Intrinsic and extrinsic influences on children’s acceptance of new foods. Physiol Behav 2013; 121:89–95.

 

Dattilo AM Programming long-term health: Effect of parent feeding approaches on long-term diet and eating patterns. In: Early nutrition and long-term health, mechanisms, consequences and opportunities. Ed., Saavedra and Dattilo, Elsevier, 2017: 471-95.

 

Edelson LR, Mokdad C, Martin N. Prompts to eat novel and familiar fruits and vegetables in families with 1-3 year-old children: Relationships with food acceptance and intake. Appetite 2016: 99:138-48.

 

Fogel A, Goh AT, Fries LR, et al. A description of an ‘obesogenic’ eating style that promotes higher energy intake and is associated with greater adiposity in 4.5 year-old children: Results from the GUSTO cohort. Physiol Behav 2017; 176:107-16.

 

Fogel A, Goh AT, Fries LR, et al. Faster eating rates are associated with higher energy intakes during an ad libitum meal, higher BMI and greater adiposity

among 4.5-year-old children: results from the Growing Up in Singapore Towards Healthy Outcomes (GUSTO) cohort. Br J Nutr 2017; 117(7):1042-51.

Fogel A, Fries LR, McCrickerd K, et al. Oral processing behaviours that promote children’s energy intake are associated with parent-reported appetitive traits: Results from the GUSTO cohort. Appetite 2018:126:8-15.

 

Fries LR, Martin N, van der Horst K. Parent-child mealtime interactions associated with toddlers’ refusal of novel and familiar foods. Physiol Behav 2017; 176:93-100.

 

Le Reverend BJD, Edelson LR, Loret C. Anatomical, functional, physiological and behavioural aspects of the development of mastication in early childhood. Br J Nutr 2014, 111(3):403–14.

 

Perez-Escamilla R, Segura-Perez S, Lott M, on behalf of the RWJF HER Expert Panel on Best Practices for Promoting Healthy Nutrition, Feeding Patterns, and Weight Status for Infants and Toddlers from Birth to 24 Months. Feeding Guidelines for Infants and Young Toddlers: A Responsive Parenting Approach. Durham, NC: Healthy Eating Research, 2017. Available at: http://healthyeatingresearch.org

 

Rodgers RF, Paxton SJ, Massey R, et al. Maternal feeding practices predict weight gain and obesogenic eating behaviors in young children: a prospective study. Int J Behav Nutr Phys Act 2013; 10:24 http://www.ijbnpa.org/content/10/1/24

 

Russell CG, Haszard JJ, Taylor RW, et al. Parental feeding practices associated with children’s eating and weight: What are parents of toddlers and preschool children doing? Appetite 2018; 128:120-8.

 

Shloim N, Edelson LR, Martin N, et al. Parenting styles, feeding styles, feeding practices, and weight status in 4-12 year-old children: A systematic review of the literature. Front Psychol 2015; 6:1849. doi: 10.3389/fpsyg.2015.01849

 

Stifter CA, Moding KJ. Understanding and measuring parent use of food to soothe infant and toddler distress: A longitudinal study from 6 to 18 months of age. Appetite 2015; 95:188-96.

 

van der Horst K, Sleddens EFC. Parenting styles, feeding styles and food-related parenting practices in relation to toddlers’ eating styles: A cluster-analytic approach. PLoS ONE 2017; 12(5): https://doi.org/10.1371/journal.pone.0178149

 

Vollmer RL, Mobley AR. Parenting styles, feeding styles, and their influence on child obesogenic behaviors and body weight: a review. Appetite 2013; 71:232-41.

 

Woo Baidal JA, Morel K, Nichols K, et al. Sugar-sweetened beverage attitudes and consumption during the first 1000 days of life. Am J Public Health 2018; 108(12):1659-65. doi:10.2105/AJPH.2018.304691

 

Last revised: November, 2018

¿Encuentra útil este artículo?
  • Nada útil
  • Podría ser útil
  • Útil
  • Muy útil
  • ¡Me encantó!

Únete a nuestro club

Ser padres puede ser más sencillo con solo un clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

Buscar

Aun no encuentras
¿Qué es lo que estas buscando?

Prueba nuestro motor de preguntas inteligentes. Siempre tendremos algo para ti