Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compartir eLearn Article
X
Últimas Noticias

¿Cómo sé cuándo mi bebé está saciado? Las nueve caras de la alimentación

Puede parecer un mundo completamente nuevo ahora que tu pequeño está comenzando a comer alimentos sólidos. Debes estar atenta a las señales de si tu bebé tiene hambre o está saciado, y déjalo que lidere el camino con las cantidades que quiera comer.

 


Si bien los principios de alimentación que has estado siguiendo desde el nacimiento siguen siendo los mismos, hay algunas señales de alimentación nuevas que debes aprender ahora que le estás ofreciendo alimentos complementarios a tu bebé.

 

[subhead]


Deja que la alimentación receptiva sea tu guía

Tu función en la alimentación de tu bebé es ofrecer una variedad de alimentos saludables a la hora de las comidas y los bocadillos habituales. Depende de tu bebé decidir si comerá lo que se le ofreces y cuánto comerá. Al ofrecerle a tu bebé una variedad de alimentos saludables y seguir su ejemplo en cuanto a las cantidades que quiere comer, estás estableciendo hábitos alimenticios saludables para tu pequeño que pueden durar años.

 


Continúa siguiendo las reglas de la alimentación receptiva como lo has hecho desde que nació tu bebé (consulta ¿Tiene hambre? Cómo leer los signos de tu bebé). Esto significa brindar opciones saludables y dejar que tu bebé decida cuánto comer, sin presionarlo ni restringir las cantidades. Este enfoque ayudará a mantener a tu bebé encaminado hacia un crecimiento saludable.

 


Recuerda que la leche materna sigue siendo la principal fuente de nutrición de tu bebé. Estos primeros días de comidas sólidas son un buen momento para comenzar a enseñarle a tu bebé cómo puede continuar comunicando, en un futuro, que tiene hambre o está satisfecho. Responder cuando tu bebé tiene hambre ofreciéndole alimentos, y cuando está satisfecho, bajando la cuchara, puede ayudar a demostrarle que es él quien está a cargo de cuánto necesita comer. La práctica de estos enfoques de alimentación ayuda a preparar el escenario para que los buenos hábitos alimenticios duren toda la vida.

 


A los seis u ocho meses de edad, hay nuevas señales de hambre y saciedad que tu bebé puede estar mostrando. Las vemos a continuación.

 

 

 

CARA 1. Un boca que busca

 


Qué buscar: Tan pronto ve la cuchara que se acerca, abre la boca y se inclina hacia ti.

Lo que te está diciendo: "¡Mi guatita está lista para comer!"

 

 


CARA 2. El desaire de la cuchara

Qué buscar: cuando le ofreces una cucharada de comida, voltea la cabeza.

Lo que te está diciendo: "No más, ya tuve suficiente".

 

[subhead]

CARA 3. El deslizamiento de la cuchara
Qué buscar: intenta agarrar o deslizar la cuchara mientras lo estás alimentando. (Si hace esto, también podrías ofrecerle su propia cuchara para fomentar su independencia)

Lo que te está diciendo: "¡Tengo hambre, por favor escucha lo que te digo!"

 

 

[subhead]

CARA 4. La boca sellada

Qué buscar: La comida se recibe con la boca cerrada, o incluso con una que está cubierta por sus manos.

Lo que te está diciendo: "¡Basta, estoy lleno!"

 

 

[subhead]

CARA 5. La sonrisa


Qué buscar: mientras lo alimentas, responde con una gran sonrisa y se acerca a la cuchara o abre la boca.

Lo que te está diciendo: "Todavía tengo hambre, sigue así".

 


CARA 6. El empujón de la cuchara

Qué buscar: empuja la cuchara antes que se acerque demasiado. No confundir con deslizar la cuchara (o agarrar).

Lo que te está diciendo: "Esta hora de comer ha terminado".

 

 

CARA 7. El llanto quisquilloso

Qué buscar: Molestarse o llorar mientras te ve preparar su comida; los gritos son diferentes a los que hace cuando necesita un cambio de pañal o algo de entretenimiento.

Lo que te está diciendo: "Tengo hambre, ¿cuándo llegará la comida?"

 


CARA 8. La expulsión

Qué buscar: Gira la cabeza lejos de la cuchara o escupe comida después de tenerla en la boca.

Lo que te está diciendo: "¡Terminé!"

 

 


CARA 9. La mirada distraída

Qué buscar: tu pequeño se distrae repetidamente con facilidad con cualquier cosa que no sea parte de la comida, mirando a su alrededor e ignorando la cuchara.

Lo que te está diciendo: "Ya no me interesa la comida. Hemos terminado aquí".

 

Sources

Black MM, Aboud FE. Responsive feeding is embedded in a theoretical framework of responsive parenting. J Nutr 2011; 141(3):490-4.

 

Dattilo AM Programming long-term health: Effect of parent feeding approaches on long-term diet and eating patterns. In: Early nutrition and long-term health, mechanisms, consequences and opportunities. Ed., Saavedra and Dattilo, Elsevier, 2017: 471-95.

 

DiSantis KI, Hodges EA, Johnson SL et al. The role of responsive feeding in overweight during infancy and toddlerhood: A systematic review.  Int J Obes (Lond) 2011; 35 (4):480-92.

 

McNally J, Hugh-Jones S, Caton S et al. Communicating hunger and satiation in the first 2 years of life: a systematic review. Matern Child Nutr 2016; 12(2):205-28.

 

Last revised: November, 2017

¿Encuentra útil este artículo?
  • Nada útil
  • Podría ser útil
  • Útil
  • Muy útil
  • ¡Me encantó!

Únete a nuestro club

Ser padres puede ser más sencillo con solo un clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

Buscar

Aun no encuentras
¿Qué es lo que estas buscando?

Prueba nuestro motor de preguntas inteligentes. Siempre tendremos algo para ti