Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compartir eLearn Article
X
Últimas Noticias

Evitando errores a la hora de comer

Es fácil caer en malos hábitos al preparar alimentos para tu hijo. Descubre cómo unos simples y pequeños cambios pueden hacer que sus comidas y snacks sean más saludables.

 

¿Puedes detectar lo que falta, o lo que no se necesita, en las siguientes ocho tablas? Desde tamaños de porciones y bebidas inapropiadas, hasta grupos alimenticios que faltan y opciones poco saludables, hay algo que se puede mejorar con cada una de estas imágenes.

 

 

Error 1 a la hora de comer: Ofrecer bebidas azucardas


Las bebidas endulzadas con azúcar no deben formar parte de la dieta de un niño. Las calorías de las bebidas azucaradas como la cola, no deben tener cabida en la dieta de tu hijo. También son perjudiciales para los dientes que están saliendo, ya que pueden contribuir a la caries. Ofrece leche (materna, de crecimiento o leche de vaca) o agua con todas las comidas y snacks, y ten una taza de agua disponible para durante todo el día.

 

 

 

Error 2 a la hora de comer: sobrecargar su plato

 

Una porción de pan en una comida para un niño de uno a dos años, debe ser del tamaño aproximado a media rebanada. Por supuesto, si tu niño te muestra que tiene hambre y quiere más, puedes ofrecerle otra media rebanada. Simplemente no sobrecargues su plato con demasiado desde el principio.

 

 

 

Error 3 a la hora de comer: Olvidar las verduras


Tu pequeño debe tener algunas verduras con cada comida principal. Este almuerzo o cena solo incluye alimentos de dos de los principales grupos alimenticios: carne del grupo de proteínas y arroz del grupo de granos. Agrega verduras a este plato y termina con una porción de fruta y un poco de lácteos, así tendrás ingredientes de los cinco grupos alimenticios.

 

 

 


Error 4 a la hora de comer: pensar que puede comer como un adulto

 


Las zanahorias enteras y las uvas enteras son peligros potenciales de asfixia y deben cortarse. Este snack es una opción saludable, pero no olvides que las uvas enteras y la zanahoria representan un riesgo de asfixia para los niños pequeños. siempre cortar las uvas por la mitad a lo largo, y la zanahoria debe ofrecerse cocida y en trozos pequeños.

 

 


Error 5: agrandar sus porciones

 

Una pechuga de pollo entera es demasiado para un niño. Las porciones para los pequeños deben ser acordes al tamaño de su estómago, que es considerablemente menor al de un adulto, por lo que una pechuga de pollo entera es demasiado para una sola comida. Alrededor de 30 g (1 oz) de carne (o alternativas a la carne) es una porción más adecuada para una comida principal. Como una guía aproximada, un trozo de carne del tamaño de la palma de tu mano es de aproximadamente 90 g (3 oz), así que trata de ofrecer aproximadamente un tercio de eso a tu pequeño. Si muestra signos de hambre o pide más, sigue con otra porción.

 

 

 

Error 6: Empezar el día con azúcar


Los cereales para el desayuno con alto contenido de azúcar son una opción poco saludable para los niños. Ellos no necesitan azúcar en su dieta, así que ten cuidado con los alimentos y bebidas con altos niveles de azúcar agregada. Revisa la etiqueta de los cereales para el desayuno antes de comprarlos. Evita los que tengan 6 go más por 30 g de cereal seco. La avena o los cereales para bebés, que son integrales y sin azúcar, son opciones más saludables.

 

 

 

Error 7: Falta la proteína


Las recomendaciones para los niños pequeños sugieren incluir una porción de alimentos del grupo de proteínas como parte de las comidas del almuerzo y la cena. Puede ser carne, pero también podría no. Los porotos cocidos son una buena fuente de proteína no cárnica.

 

 

 


Error 8: elegir grasas "malas"

Los nuggets de pollo fritos con alto contenido de grasa y las papas fritas son opciones poco saludables. Los alimentos fritos en grasas trans o saturadas no son buenos para tu niño. También pueden haber agregado sal, azúcar y otros saborizantes. Cocina tus propias rodajas de papa y corta un poco de pollo magro cocido para una alternativa mucho más saludable y nutritiva. Está bien servir porotos verdes a tu hijo, siempre que estén cortadas en trozos pequeños del tamaño de un bocado.

 

[subhead]

¿Cómo se ve el plato de tu hijo?


¿Reconoces alguno de estos ocho malos hábitos? Toma nota de los cambios simples e intenta incorporarlos a tu rutina diaria de comidas. ¡La salud de tu hijo te lo agradecerá!

 

¿Nunca cometes estos errores a la hora de comer? ¡Felicidades! Continúa así y ten cuidado de no caer en malos hábitos en el futuro.

 

Sources

 

Ramsay SA, Branen LJ, Johnson SL. How much is enough? Tablespoon per year of age approach meets nutrient needs for children. Appetite 2012; 58(1):163-7.

 

United States Department of Agriculture Food and Nutrition Service. 2016 Child and Adult Care Food Program: Meal Pattern Revisions Related to the Healthy, Hunger-Free Kids Act of 2010. http://federalregister.gov/a/2016-09412

 

USDA Meal pattern infographic

https://fns-prod.azureedge.net/sites/default/files/tn/cacfp-servetasty1-2.pdf (Accessed December 5 2018)

 

Last revised: November, 2018

 

¿Encuentra útil este artículo?
  • Nada útil
  • Podría ser útil
  • Útil
  • Muy útil
  • ¡Me encantó!

Únete a nuestro club

Ser padres puede ser más sencillo con solo un clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

Buscar

Aun no encuentras
¿Qué es lo que estas buscando?

Prueba nuestro motor de preguntas inteligentes. Siempre tendremos algo para ti