MyFeed Personalized Content
desde el nacimiento
Artículo
Add this post to favorites

El reflujo y la salud del bebé

Dentro de los temas de la salud del bebé, el reflujo es habitual durante las primeras semanas de vida.

2min leer Ene 30, 2016

Si tu bebé vomita o regurgita sin causa aparente, no te asustes, porque es normal: lo más probable es que se trate de reflujo gastroesofágico fisiológico o de desarrollo. Dentro de los temas de la salud del bebé, el reflujo es habitual durante las primeras semanas de vida.

El reflujo en el bebé, es una situación tan normal que hasta un 80% de los bebés lo presentan durante las 3 ó 4 primeras semanas de vida y al cabo de los 3 meses, alrededor del 90% de los lactantes supera el reflujo.

A diferencia del reflujo patológico que requiere mayores cuidados en la salud del bebé, el doctor explica que el reflujo de tipo fisiológico "el único síntoma que presenta es que el niño vomita más o menos, como lo hacen todas las guaguas, e incluso es raro que sean vómitos explosivos, generalmente son regurgitaciones, es decir devoluciones escasas de contenido a la boca desde el estómago”.

Para reducir las molestias del reflujo en el bebé y proteger su salud, es aconsejable tomar las siguientes medidas:

    ♣    Mantén a tu bebé con la cabeza siempre más alta que el tronco.
    ♣    Hazlo dormir sobre el lado izquierdo.
    ♣    No le coloques ropa muy ceñida (especialmente los pañales).
    ♣    Sácale con calma los gases.
    ♣    Instrúyete acerca de las dietas alimentarias que ayuden a reducir el reflujo.
    ♣    Evita que realice mucha actividad física después de alimentarlo.
   
Reflujo más complejo

Existe el reflujo gastroesofágico patológico, que requiere más que estas indicaciones para proteger la salud del bebé. Los síntomas son: compromiso de talla y peso, irritabilidad, rechazo del alimento, llanto, problemas respiratorios graves y recurrentes, episodios de apnea, que requieren tratamiento médico, con el fin de evitar mayores complicaciones en la salud del bebé.

Con un diagnóstico temprano y siguiendo las recomendaciones del especialista, las molestias del reflujo irán desapareciendo a medida que tu bebé vaya desarrollando su motilidad intestinal y los mecanismos de barrido.